Mi foto
Yo amo, Japan

Leéme

domingo, 31 de agosto de 2014

No tengo fuerzas. Las perdí luchando, las perdí forzando la felicidad. Después de intentar tanto sonreír, me quiebro, mis ojos no saben cómo detener las lágrimas, mi pecho olvida como respirar. De noche, me aferro a la almohada porque no se cómo controlar las emociones, los sentimientos que florecen en mi piel. No se como mi corazón todavía no exploto en mil pedazos. No se cómo hacer para que todo simplemente esté bien, para que exista equilibrio y así poder dibujar diariamente la normalidad como todos en la calle. Me extraño a mi misma, extraño a esa niña que expandía belleza y alegría a pesar de que la vida la estuviera golpeando. Veo fotos de ella y no reconozco nada mío en ella, o nada suyo en mí. Quisiera poder perdonarme, quisiera decir que lamento estar llorando por esto pero se me hace un nudo en la garganta y no me llegan las palabras. Todo parece deshacerse, los recuerdos ahora me pesan, las fotografías del pasado se velan y todo queda a oscuras. "No me dejes, no quiero estar sola".

viernes, 27 de junio de 2014

[...] Una parte de mi luchaba por expulsarlo de mi vida, y otra rogaba que si lo hacía, si me animaba a empujarlo, lejos de mí, él sería lo suficientemente valiente para dar un paso adelante y no dejarme ir...
Nada de todo eso pasó.

martes, 6 de mayo de 2014



No soy perfecta. No soy seguramente lo que tú querías en tu vida y seguramente tampoco soy lo que esperabas. Soy un poco desordenada, olvidadiza e impuntual. Me enfado con facilidad y no me gusta llorar (aunque lo hago más de lo que me gustaría) y necesito sentirme querida y protegida. Soy perfeccionista al máximo, me cuesta concentrarme y me pierden los dulces. Soy aquella que siempre amará un libro antes que la película, esa que nunca deja de escribir ni un solo instante en su diario y también esa que te llama  aún sabiendo que no tiene crédito en su móvil.
Me da un pánico los payasos, la soledad y las curarachas. Ver películas de miedo conmigo es un suplicio, porque me asusto con facilidad y chillo como una niña de 3 años. No parto de hablar para menos miedo. Soy una compradora cumpulsiva, siempre que tengo dinero ahorrado me lo gasto en caprichos. Aunque esto últimamente, lo estoy controlando porque tengo planes en el futuro. Solía no estar ni dos días con las uñas sin pintar, por ahora es época de dejarlo por salud. Soy muy observadora, me fijo cada detalle y a veces eso me hace pensar demasiado. Cuando duermo con alguien, siempre doy la espalda y no puedo dormir si hay algún tipo de luz en la habitación. Me gusta dormir en pijama de invierno. Tapada hasta el cuello. Aun asi tiendo a tener los pies frios por las noches.
Suelo irme a dormir muy tarde y eso hace que al dia siguiente tenga que inyectarme cafés de máquinas dispensadoras por las venas. Amo el café, los dulces y el sushi. Además  de todo esto, soy una cabezota rematada y me agobio mucho en cosas muy simples. Soy compleja. Cuando lloro necesito que me tranquilicen a pesar de que cuando lo hacen lloro aún más. Soy demasiada fría  y calculadora y a la vez cariñosa con la gente que quiero.
Suelo echar mucho de menos a las personas importantes en mi vida, y aunque me cuesta exteriorizar mis sentimientos, cuando lo hago es de verdad. Soy muy  pesimista y casi nunca creo en mi misma, y tiendo a buscarme más defectos que los que probablemente tenga. Puedo parecer fría  y calculadora en un primer momento, pero no creo que lo sea. Aun así, soy muy vergonzosa y me cuesta tomar la iniciática en casi todo, aunque me muera por hacerlo.
A pesar de todo estos defectos ( y los que seguramente no he nombrado) Te quiero. Y voy a seguir haciéndolo  pase lo que pase, porque soy de esas que te echa de menos cuando no te escucho ni 5 horas al día, la que te anhela a cada segundo, la que se estremece con tus miradas y se desvanece por cada beso recibido, la que podría esperar toda una vida para verte, la que es feliz si te ve reír, la que se alegra con solo oir tu voz, la que te llama al móvil sabiendo que no tiene crédito o tiene restringida las llamadas, y aunque sabiendo que tú no te enteras , sigue haciéndolo para calmar ese pesar que lleva dentro aun sabiendo que las llamadas no van a coger, la que sin quererlo ni beberlo acabo necesitándote a cada instante… La que por ahora es incapaz de imaginarse un mundo sin ti.


¿ Vas a seguir queriéndome a pesar de mis defectos?

viernes, 4 de abril de 2014

No tengo todo calculado, ni mi vida resuelta. Solo tengo una sonrisa y un amor incondicional para él ~

lunes, 31 de marzo de 2014

¿Sabes qué es lo que más me gusta de ti? Tu cara de niño, sí, esa cara inocente y radiante que se te pone cada vez que estamos bien juntos, esas tonterías que me dices que no las diría ni un niño de cinco años, esa mirada de enamorado que pones cuando te gruño o me enfado, tu forma de hacerme molestar por cualquier cosa pero que siempre arreglas con un beso o un abrazo, las cosquillas que me haces cuando me besas , tu forma de quererme.